Archives de catégorie : AAAESP – Bajo influencia 2024, T. 42 n°1

Magali Ravit: la adicción: un operador paradójico

El objeto de adicción, está presente como un operador psíquico de la experiencia subjetiva. La lógica adictiva opera sobre un fondo traumático. Es a través del ritmo y la cadencia del uso del producto que se intenta regular las arritmias precoces que están al origen de las vivencias de invasión. En las configuraciones psíquicas presentes, la adicción no es una simple búsqueda se placer si no que ella se sitúa como un regulador de la vida pulsional y sensorial.

Adolescence, 2024, 42, 1, 153-165.

Gérard Pirlot: influencia adictiva

El cuerpo “bajo influencia” es en las adicciones un objeto obligado; la influencia es aquí como un “aprisionamiento”. De lo cual huye el adicto y en particular el adolescente es de la dependencia afectiva y la resexualización de sus vínculos y sus transferencias del Edipo durante la pubertad, fuera de ello, dicho comportamiento es el signo de estar bajo influencia de una dependencia un súper yo pre genital y pre edípico, haciendo reinar un frecuente sentimiento inconsciente de culpabilidad.

Adolescence, 2024, 42, 1, 141-152.

Léa Monterosso, Guy Gimenez, Christian Bonnet: el Smartphone como objeto potencial de relación

Comprender los fenómenos de estar bajo influencia en los adolescentes implica incursionar en el universo virtual actual. El principal cambio formal vinculado a nuestra época contemporánea es el manejo de la imagen, de los museos imaginarios y ello como un trabajo para dar forma a la imagen del cuerpo. La salida del objeto cultural Smartphone, de manera imprevista, es un escudo que protege de ciertos momentos de decir, y puede potencialmente constituir un objeto de relación en el encuentro entre el adolescente y el clínico.

Adolescence, 2024, 42, 1, 129-140.

Haya Haidar, Anthony Brault: las profundidades de la voz alucinada

El análisis de lo sonoro en un adolescente propenso a tener alucinaciones acústico-verbales nos conduce a pensar a la función de condensación que tiene la alucinación durante la adolescencia, ello hace resonar el registro arcaico y del Edipo, las problemáticas narcisistas y objétales y en fin el destino pulsional actual entre el impase melancólico o el re enlace masoquista.

Adolescence, 2024, 42, 1, 115-127.

Solange Lafolle, Sophie Gilbert: la maternidad adolescente ¿via de salida de estar bajo influencia?

A partir de tres casos de una investigación que trata sobre la subjetivación de madres adolescentes en Martinica, éste articulo analiza cómo es que la maternidad contribuye a una toma de conciencia para pensar a la salida a una relación bajo influencia. Las trayectorias de las participantes nos remiten a los límites y a las carencias afectivas, haciéndonos acordar de la importancia de los espacios de inter subjetividad para sostener y liberar la palabra como también de acompañar el proceso de retomar el poder que conlleva a la subjetivación.

Adolescence, 2024, 42, 1, 101-113.

Julie Vanhalst, Élise Vandermarlière: prostitución adolescente e influencia institucional

A partir de una experiencia de acogida de adolescentes quienes practican la prostitución, las autoras proponen una reflexión después de lo que se desarrolló en la escena institucional. Ellas interrogan las relaciones entre el control, la institución y el meta cuadro social e invitan a entender el lugar particular que conllevan esos ataques del cuerpo adolescente en relación con las experiencias traumáticas anteriores.

Adolescence, 2024, 42, 1, 87-99.

Anne-Marie Paul: la adolescencia por annie ernaux: testimonios de influencia

En la Memoria de la hija, A. Ernaux concluye el testimonio fragmentado de su adolescencia por medio de la revelación de su agresión vivida en el momento de su primera relación sexual. Este evento, repetición y un desenlace de traumatismos de la infancia cuyo origen sexual es destilado por la autora en el socius, provoca un fenómeno de influencia pasional cargado de síntomas. La subjetivación por sublimación literaria, constituye a la vez materia y matriz de la obra y transforma la influencia en objeto cultural susceptible de ser compartido.

Adolescence, 2024, 42, 1, 71-85.

Romain Gady, Élise Pelladeau: del control sobre la actividad sexual violenta a la liberación

A partir de un caso clínico nosotros sostenemos que la actividad sexual violenta es la expresión condensada de un proceso de adolescencia puntuado de influencias y de tentativas de liberación de dicha influencia. Apoyándonos en los análisis de los movimientos transferenciales, nosotros desarrollaremos la idea según la cual la actividad sexual atestiguaría de una tentativa de liberación del encierro (narcisista y objetal), tentativa que la transferencia intenta de sostener, y de poner a trabajar para conducir hacia la vía de trasformación simbólica.

Adolescence, 2024, 42, 1, 57-69.

Alberto Eiguer: la influencia del mal en la perversión-narcisista

Aquí, el autor distingue influencia funcional (cuya función de reparación y de estructuración favorece el narcisismo) y regresiva (que aparece en las derivas perversas). Esta clínica, está alimentada por la identificación heroica, la búsqueda de un emplazamiento en la genealogía, todo como los adolescentes tiránicos, dependientes, patológicos o violentos y el síndrome de alienación parental. Para abordar esas derivas, la función de una fuerza de atracción del psiquismo amerita de ser recalcada.

Adolescence, 2024, 42, 1, 43-56.

François Richard: ¿su padre es aún edipiano?

Este artículo, nos propone un nuevo concepto de un complejo de Edipo primario que está estructuralmente deformado por la presión de la sexualidad polimorfa infantil tanto en el desarrollo normal como en lo patológico. Correlativamente, el clivaje se considera como algo interno a cualquier represión. Un caso clínico ilustra la dialéctica de una relación psíquica incestuosa y regresiva con el objeto maternal el cual es primordial para un adolescente quién intenta constituir un referente paternal a través de fragmentos de representación del padre edipiano.

Adolescence, 2024, 42, 1, 29-42.